Company Logo

Agenda

Mayo 2017
D L M X J V S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

¿Quién está en línea?

Hay 12 invitados y ningún miembro en línea

Periódico ABC

Última Hora
  1. El tradicional relevo solemne que tiene lugar los primeros miércoles de cada mes en el Palacio Real de Madrid, se ha trasladado de forma extraordinaria al próximo sábado 6 de mayo, según ha informado Patrimonio Nacional. Con estas ceremonias se pretende dar continuidad a los relevos diarios que tenían lugar en el Palacio Real de Madrid durante el siglo XIX hasta la época del Rey Alfonso XIII. La Parada Militar escenifica una de las misiones de las tropas al servicio de la Casa del Rey, en el entorno más próximo. Para ello la Guardia Real cuenta con la colaboración de diversos expertos militares y civiles. El relevo de la Guardia Real es un acto que se retomó el 23 de noviembre de 1994 con el objetivo de acercar a todos los ciudadanos este importante capítulo de la historia militar al servicio de la Corona. Antes del inicio del relevo propiamente dicho, se ofrecerá un pasacalle por las inmediaciones del Palacio Real. Una vez en la Plaza de la Armería los componentes de las distintas unidades de la Guardia mostrarán todos los ejercicios y destrezas que desarrollan de forma alterna cada mes. Acto seguido el Escuadrón de Escolta Real, con sus caballos de raza española, ofrecerá diversas evoluciones y la Batería Real recreará una entrada en posición para, a continuación, lanzar una salva de honor. El programa del 6 de mayo 11 horas. Las personas que deseen asistir a la ceremonia de relevo podrán empezar a acceder al Patio de La Armería por los Arcos de Santiago y La ALmudena. Podrá asistir quien lo desee hasta completar aforo. 12 horas. Empieza la ceremonia de relevo. 13 horas. Como es tradicional, cuando finalice el relevo, la Unidad de Música de la Guardia Real ofrecerá un concierto, junto a la Puerta del Príncipe del Palacio. 14 horas. El Palacio Real de Madrid abrirá sus puertas desde las 14 horas hasta las 19 horas. En este espacio de tiempo el público podrá visitar los Salones Oficiales, la Real Armería y la Exposición «Carlos III Majestad y Ornato en los escenarios del Rey Ilustrado». 19.30 horas. La Unidad de Música de la Guardia Real interpretará el primer concierto del XXIX Ciclo «Primavera Musical en Palacio», bajo el título «Una noche en…», que se celebrará en la Puerta del Príncipe. Además del sábado 6, este concierto se ofrecerá también a las 19.30 horas de los sábados 13 y 27 de mayo y 3 de junio. Cada audición estará dedicada a temáticas diferentes.
  2. Desde la ley autonómica 5/82 de creación de la televisión pública vasca, Euskal Telebista, hasta el contrato de programación 2016-2019, pasando por el libro de estilo de ETB, la televisión pública vasca incumplió hasta 41 puntos de los distintos documentos que rigen su emisión con el programa «Euskalduna naiz, eta zu?» (Yo soy euskaldún, ¿y tú?), que se emitió el pasado 8 de febrero en el canal dedicado íntegramente a la programación en euskera. Así se desprende del informe que acaba de remitir el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) al Comité Europeo contra el Racismo y la Intolerancia. Según el texto, se infringen nueve puntos de la Ley 5/82 y el decreto que la desarrolla, el 157/82, que suponen la fundación de la televisión pública vasca. De la normativa básica española sobre el sector de la comunicación audiovisual, la ley 7/2010, se incumple su artículo 4, que resalta «derecho a recibir una comunicación audiovisual plural». Líneas internas En clave más interna y propia de ETB, el programa incumplió, según Covite, seis líneas generales de programación, aprobadas hace tres años y medio. Y cinco de los estatutos de redacción de ETB, que son aplicables a los profesionales de la imagen y del sonido «que elaboran y difunden de forma directa todos los contenidos». El contrato programa de ETB 2016-2019 recoge los principios éticos de la ley 5/1982 y de la ley española de comunicación audiovisual, así como directivas europeas. De este texto se incumplen cinco apartados. Pero quizá lo más flagrante sea el incumplimiento del libro de estilo de ETB, el documento básico que debe dirigir toda actividad periodística de los profesionales, tanto internos como externos. En este caso se incumplen nada más y nada menos que 16 puntos. Así pues, la emisión del programa ‘Euskaldun naiz, eta zu?’ incumplió todos los documentos que rigen la buena práctica en un medio de comunicación y los propios de los medios públicos, que deben tener, si cabe, más cuidado y respeto por el ciudadano, que los medios privados. En el capítulo emitido el 8 de febrero, titulado «Espainia» (España) se preguntaba a distintos personajes vascos sobre la sensación que le producían los españoles, como si ellos no lo fueran. Eso sí, bajo la premisa de los locutores de que los españoles son «catetos, fachas, paletos o chonis». Los entrevistados consideraban que el himno o la bandera española daba asco e incluso provocaban náuseas. Share del 2,8% El informe de Covite explica que «según la consultora especializada Kantar Media, en su estreno obtuvo una audiencia de 27.000 espectadores, lo que representa un ‘share’ o cuota de pantalla del 2,8%». Se trata del capítulo más visto de la serie. La emisión anterior fue vista por tan sólo 6.000 personas. Ante la polémica suscitada, la dirección de Euskal Telebista respondió de inmediato que los calificativos habían sido sacados de contexto: «Es una obra de humor y el vídeo resume un producto para la polémica y la ofensa a base de extractos completamente descontextualizados». Pero lo cierto es que no hizo demasiada gracia. Ni tan siquiera a los partidos que amparan a la televisión pública vasca. El propio informe de Covite recoge cómo el Gobierno vasco rechazó el contenido de dicho programa mediante una declaración institucional en la que se afirmaba que «se trata de un programa cuyo contenido no comparte el Ejecutivo vasco». El propio Lendakari afirmó que «no solamente entiendo y comprendo, sino que como persona y como lehendakari hago mío el sentimiento de ofensa que muchos ciudadanos hayan podido percibir».
  3. «Lo importante no es el árbitro, sino el partido». Es una frase muy reciente del juez Eloy Velasco (Bilbao, 1963), sometido al vaivén de días convulsos. Su nombre aparece en un titular cada 24 horas desde que encarceló al expresidente de Madrid. El interlocutor le preguntaba, en privado, por las supuestas presiones que está sufriendo como instructor de la operación Lezo. Velasco se escurrió, sin negarlo, a base de metáfora futbolera y eso que quienes trabajan con él no le han visto inclinación excesiva por ligas y champions. Mientras lidia con otra macrotrama, con escuchas indecentes y con una rumorología incesante sobre llamadas de atención políticas y judiciales, él espera con ansia una respuesta a lo suyo: ha solicitado la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional; dejar la instrucción, el día a día. «Está muy nervioso. Le han insinuado que no le van dar la plaza y algo que en este mundillo se sabe lo que significa: que va a ser el próximo Garzón o que se está “garzonizando”. Claro que está viviendo presiones: enormes, pero no puede admitirlo en público». Quien habla le conoce bien, sobre todo en su faceta laboral. Como el resto de las cinco fuentes consultadas para este perfil prefiere que no demos su nombre. «Le han pedido que quite escuchas de unos y otros del sumario y le han presentado una queja ante el Consejo General del Poder Judicial. Lo siguiente será una querella». Pero Velasco, con todo, no rehúye las apariciones públicas. El mismo día que la UCO detuvo a Ignacio González, asistió a una conferencia sobre el libro que ha escrito con su mujer, la abogada Beatriz Saura «Cuestiones prácticas sobre la responsabilidad penal de la persona jurídica y Compliance». Esta semana ha participado en el II Congreso de la Abogacía madrileña donde le intentaron sonsacar de nuevo. «¿Me puedo acoger a la quinta enmienda?», respondió echando mano de ironía ante el moderador, el exfiscal Ignacio Gordillo. "El que calla, otorga", le replicó este. «Es egoísta y ególatra, pero muy intuitivo», dice de él un fiscal. «Es fácil trabajar con él por su sentido práctico. Resuelve y las causas tiran hacia delante, algo que ya es mucho en la Audiencia Nacional», añade un guardia civil de la UCO. «Es cierto que facilita los temas porque se fía, deja trabajar, otra cosa es que sea él el que se remangue», critica un tercero. El yoísmo se lo critican todos. «Es muy sobrado, el trato no es fácil salvo que seas un igual. Claro que la humildad es una palabra que no ha entrado en la Audiencia Nacional», analiza un comisario. «No es lo mismo que vaya a verle yo a que lo haga un subordinado. Recuerda que es magistrado de la Audiencia Nacional», insiste. Los "iguales" no comparten ese trazo. «Es un cachondo, muy divertido y sagaz. El primero que antes de un interrogatorio que se preste suelta el mejor chiste. Luego se pone la toga y sus autos están magníficamente fundamentados». Los investigadores resaltan una cualidad de él por encima de todas: su implicación. «Con Lezo y antes con Púnica le hemos llamado a las dos de la madrugada a su móvil, en fines de semana, en vacaciones. Jamás nos ha puesto una mala cara o se ha quejado. Hay una urgencia de una escucha, de un auto que necesitamos, lo que sea y él lo hace. No es fácil encontrar esa actitud», recalcan desde la UCO. Él se define como claro y combativo. Tanto que, según algunos, eso le costó su salida de la política (aunque tuvo más bien un perfil técnico) en Valencia. Juez desde 1988, ha pasado por juzgados de lo Civil y lo Penal salvo entre 1995 y 2003 cuando fue el director de Justicia con Eduardo Zaplana hasta que su enfrentamiento abierto con Fernando de Rosa, que luego sería vicepresidente del CGPJ le costó el puesto. Volvió a la judicatura y tras pasar por un juzgado de instrucción en Madrid, en 2008 sustituyó a Juan del Olmo, el instructor del 11-M, al frente del Central 6 de la Audiencia Nacional. «Así no puedo hacer bien mi trabajo», ha confesado en una entrevista reciente a El Mundo. La falta de medios y personal la ha sufrido en carne propia. Le pusieron un juez de refuerzo con Púnica que le quitaron poco después. Es un asiduo a las charlas y conferencias de todo tipo. «Le encanta el dinero, lo ve como un elemento de prestigio social, pero no se entiende muy bien por qué esa crítica tan desaforada cuando él no se esconde», apunta otro fiscal. "Le obsesiona igualmente recuperar el dinero público. Tal vez sea su motor. Y eso equivale a tener alto concepto de su función". Hay un detalle que da idea de su implicación en las causas. Los fiscales y los investigadores italianos pidieron que Velasco fuera «el juez antimafia español». La razón: asiste a las reuniones internacionales, atiende a sus colegas y a los fiscales que necesitan cualquier gestión. Algo que parece simple y que otros colegas se niegan a hacer. «Es el juez internacional de la Audiencia». Nadie quiere pronunciarse si Velasco aguantará el tirón de Lezo o habrá pretextos. La escalada de llamadas y recados sigue. Callada, de puertas para adentro. Muy personal Está casado con la abogada Beatriz Saura y tiene dos hijos. Nacido en Bilbao quienes le conocen hablan de un hombre eminentemente familiar. Una vez al año organiza la comida de los Velasco donde reúne a un extenso clan. Prefiere un buen plato a una buena copa. Tiene una correcta relación con fiscales y con el resto de compañeros de la Audiencia Nacional pero sin formar parte de la «camarilla del pincho» (Andreu, Pedraz y algún fiscal) ni de ninguna otra. Le apasiona leer y la Historia. Su autor de cabecera es el gallego Álvaro Cunqueiro, pero la nómina de favoritos la integran varios vascos (Aramburu, Uribe y Atxaga) y la completan el españolísimo Delibes y Vargas Llosa. Su personaje preferido es JFK, para muchos un «justiciero» como él al que no le tembló el pulso. Como a él hasta ahora.
  4. El diagnóstico en el PSOE es unánime. Pablo Iglesias no ha puesto en marcha una moción de censura para debilitar a Mariano Rajoy, sino para agitar, y si es posible convulsionar, la fase definitiva de la recogida de avales entre la militancia socialista, que concluye el jueves. Podemos ha pretendido que los dos principales aspirantes a dirigir el PSOE, Susana Díaz y Pedro Sánchez, se retraten. La primera lo hizo con un «no» automático, taxativo y demostrativo de su lejanía de intereses con Podemos. El segundo dio un «no» menos creíble, de modo mucho más tardío y matizado, haciendo hincapié en que lo relevante sería que Rajoy dimitiese, y no en si para ello sería necesario que Sánchez e Iglesias formaran coalición. Que lo sería, aunque Sánchez ahora no se prodigue en la idea. En cualquier caso, por primera vez en dos años, una trampa de Iglesias al PSOE no surte efecto alguno. La hábil táctica de poner a los socialistas ante una tesitura imposible -o están con Podemos o están con el PP- no ha servido de nada esta vez, y su propósito de hacer implosionar las primarias socialistas desde fuera puede perjudicar a Sánchez más que beneficiarle. De hecho, una vez más la militancia socialista observa cómo su anterior secretario general se mueve en parámetros muy similares a los de Podemos, y ello les arrastró a dos derrotas electorales con sendos suelos históricos. Objetivamente, la improvisada moción de censura de Podemos ha sido un hito en el camino del PSOE hacia las primarias. Un intento de Iglesias por sembrar confusión, desconfianza e incertidumbre entre los socialistas. Se trataba de transmitir al militante socialista un cierto sentido de orfandad ideológica que solo puede ser cubierta desde Podemos como única fuerza movilizada de la izquierda. Sin embargo, la reacción de la gestora del PSOE demuestra que en ningún caso el ardid de la moción condicionará su proceso de renovación. Fue Iglesias quien en febrero de 2016 cegó la ventana de un hipotético Gobierno del PSOE y dejó de ser fiable. Incluso, para un sector relevante de su partido, como el errejonista, ahora en fase de laminación. Bravuconadas La pugna entre Díaz, Sánchez y Patxi López va por otros derroteros. Aún nadie ha calculado en Ferraz el efecto real que tendrá una campaña que se ha visto muy disminuida por la corrupción del PP y de la familia Pujol. Están pasando inadvertidas bravuconadas como las dichas por el propio Sánchez -«no voy a ganar, voy a arrasar»- o intentos simplistas de desacreditar a Susana Díaz en Cataluña bajo la doble «acusación» de ser mujer y andaluza. Hojarasca irrelevante para una campaña de obligado perfil bajo, en la que Patxi López empieza a ser la evidencia de que es solo un convidado de piedra destinado a dividir el voto de Pedro Sánchez. Los cálculos no son fáciles, pero Díaz confía en lograr un mínimo de entre 15.000 y 20.000 votos de ventaja sobre Sánchez, sobre la idea de que llegue a votar el 80% de los casi 200.000 militantes convocados. Andalucía es la base de toda su expectativa. Primero porque es la federación más numerosa, y la que probablemente condicione el resultado final con sus hipotéticos 40.000 votos. El equipo de Díaz cree factible obtener al menos tres de cuatro votos en Andalucía, que junto a una mayoría más matizada y no tan apabullante, pero sí clarificadora, en Extremadura, Castilla-La Mancha o Madrid, sería suficiente. En Cataluña, Díaz calcula perder en una proporción de siete a tres frente a Sánchez, y en la Comunidad Valenciana la división de la militancia arrojaría un resultado prácticamente idéntico para cada uno. En el resto de federaciones, salvo en la vasca, muy inclinada a Patxi López pero poco numerosa para condicionar el resultado definitivo, la fractura es muy evidente. No obstante, difícilmente podría sumar Sánchez los suficientes votos para compensar la mayoría susanista en Andalucía. Para el militante andaluz, percibir juntos a Felipe González, Alfonso Guerra, Rubalcaba o Zapatero en torno a Díaz ofrece poco lugar a dudas sobre su preferencia por un modelo de socialismo clásico frente a uno «visionario» y radicalizado. La cuestión de fondo es la insalvable diferencia que hay entre un PSOE pronacionalista que abandera Sánchez, y un PSOE inflexible con la unidad nacional tal y como está concebida en la Constitución, que lidera Díaz. Frente a la reivindicación de la Declaración de Granada y la utopía de la España federal que reclama Díaz, Sánchez apela indirectamente a la consecución del poder con cesiones al independentismo y al populismo, como un mal menor frente a la prioridad de expulsar a la derecha del poder. Eso es lo que dirime el PSOE para aclarar su futuro, sencillamente porque ambas tesis no parecen compatibles. El resto es puro tacticismo irrelevante, puro maquillaje para atraer al militante indeciso bajo retóricos mensajes de unidad en el partido y ausencia de rencor. Sin embargo, en las agrupaciones locales del PSOE, el día a día es muy distinto. Se pasa lista, se recuerdan favores del pasado, se moviliza a toque de corneta… y ya ni siquiera se contabilizan avales reales, sino votos virtuales. Esa es hoy su batalla, no hacer el trabajo sucio a Pablo Iglesias.
  5. En la gigantesca cola formada minutos antes del concierto de The Jesus And Mary Chain en la sala de La Riviera había seguidores de varias generaciones. Veinteañeras como Vicky —«me flipan desde siempre y nunca los he visto»—, y fans de 62 años, como José Miguel —«el concierto de la sala Aqualung en 1992 me gustó mucho. Eran más duros, a ver ahora»—. Toda una parroquia variopinta e impaciente, lata de cerveza en mano, que había agotado las entradas varios días antes. Había expectación, no cabe duda. Los escoceses no defendían canciones nuevas desde que, en 1999, cerraron su último concierto en Los Ángeles, antes de separarse, con los hermanos Jim y William Reid tratando de matarse sobre el escenario a los 15 minutos de haber empezado. Tras el aperitivo de los pamploneses Monte del Oso, llega la hora: 22.00. Los popes del noise-pop o el «shoegaze» que antaño llevaban de teloneros a nombres como Dinosaur Jr., My Bloody Valentine o Blur aparecen en escena. «Hola, ¿estáis bien?». Y carretera y manta con Jim escupiendo el primer verso de «Amputation», abriendo la noche cual declaración de intenciones: «Intento captar tu interés de nuevo», cantaba. Un tema abrasivo, juguetón e hipnótico que no fue la única concesión de la banda a su reciente «Damage And Joy» (ADA/Warner Music), el primer disco que publican en 19 años, grabado parcialmente en las Alpujarras granadinas. De este, sonaron pronto también «Always Sad» y «Mood Rider» y tocaron más tarde «All Things Pass» o «War On Peace», con el humo ocultando a la banda y unas luces de discoteca que fliparon a más de uno. Las nuevas estuvieron a la altura. Hasta algún valiente se atrevió a tararearlas y acompañarlas con palmas, pero estaba claro que estas no iban a erigirse en protagonistas de un repertorio cargado de himnos de finales de los 80 y principios de los 90. «Uno de los raros grupos que han marcado un antes y un después en la historia del pop alternativo», calificaba ABC a The Jesus And Mary Chain hace ya un cuarto de siglo. De los discos de aquella gloriosa época —«Darklands» (1987), «Automatic» (1989) o «Honey’s Dead» (1992)— fueron sonando, para alegría de los cerca de 2.500 presentes, temas como «April Skies», «Far Gone And Out», «Between Planets», «Teenage Lust» o esa «Head On» que los Pixies mejoraron y encumbraron a la categoría de clásico con su versión de 1991. Y mientras en el foso salta y grita eso de »Makes you want to feel, makes you want to try», sobre el escenario no hay movimientos pretenciosos de los hermanos Reid. Apenas se mueven, apenas se dirigen al público y apenas se miran. No hay gestos de complicidad en la familia. Puede que las entradas a 40 euros y los CD a 25 ayuden a sobrellevarlo. O puede que sigan enfadados entre ellos y con el mundo, quién sabe. Abajo eso no importaba un pimiento. La sala va subiendo paulatinamente de temperatura. La gente baila, por lo menos los que no tratan de captar el momento con el móvil: «Esto parece Japón», se queja alguien. No hay cabeza, eso sí, que no se mueva al ritmo de las ruidosas, hipnóticas, sencillas y redondas guitarras de William en canciones como «Cherry Came Too», «Half Way To Crazy» y, sobre todo, «Some Candy Talking», en la que los Reid parecen reencarnarse en The Velvet Underground. «Cómo me molan esos punteos tan sencillos sonando por encima de la banda», se escuchaba en la parroquia. Todo funciona, las canciones se corean y, por una vez, el sonido en La Riviera es perfecto. Quizá fueran ellos, breados ya en mil batallas con ese pop de manual deliberadamente ensuciado con toneladas de distorsión y estribillos pegadizos. Un estilo marca de la casa desde que, a mediados de los 80, un tipo de su barrio en East Kilbride les vendió un pedal fuzz porque pensaba que estaba roto. A ellos, sin embargo, ese sonido les dejó tan locos como ayer a un público que parecía disfrutar mucho más que los músicos con su pose. Y es que no hay muchas bandas que hayan tenido el impacto de The Jesus And Mary Chain en la cultura musical de los últimos treinta años, cuando sorprendieron con su debut, «Psychocandy», en 1985. Un disco imprescindible que, conscientes ellos, fueron dejando para el final, para coronarlo como protagonista de lo noche en los bises. Fue el éxtasis, cayendo como mazazos en el público, seguidos uno detrás de otro, «Just Like Honey», «You Trip Me Up», «The Livind End» y »Taste Of Cindy», para cerrar la cita a grito de «I Hate Rock And Roll», aquel tema con el que cargaron contra la BBC y la MTV en 1995. Pero ayer, todo hay que decirlo, sin leches en el escenario.
  6. La Policía de Turquía ha detenido este domingo a seis presuntos miembros del grupo yihadista Daesh que pretendían atentar durante los actos por el Día Internacional de los Trabajadores, que se celebra este 1 de mayo. Según las informaciones recogidas por el diario local «Daily Sabah», las detenciones han tenido lugar durante una operación en la provincia de Esmirna, ubicada en el oeste del país. Según, fuentes policiales citadas por el diario turco «Hurriyet», dos de los detenidos son de nacionalidad siria. Todos ellos han sido enviado ante las autoridades competentes para ser interrogados.
  7. Sin prisas pero sin pausas. Pero «pa’lante». Eso dicen. Porque la decisión está ya tomada. Y con el beneplácito del principal accionista. Así está la más que posible fusión entre la italiana Atlantia y la española Abertis. Una operación que venían negociando de forma discreta desde hace semanas -más bien meses- por aquello de que no se disparase el precio y que se hiciera de forma amistosa. Nada de «asaltos». Eso sí, contando siempre con La Caixa, primer accionista de la concesionaria de autopistas española, con el 22,25% de las acciones en manos de su Fundación Bancaria La Caixa, que preside Isidro Fainé. Y es que como siempre suele ocurrir cuando se filtra la noticia a los medios el proceso se ha acelerado claramente a partir del pasado 18 de abril. Los compradores se apresuraron a confirmar su interés y la certeza de la existencia de conversaciones continuadas, además de aclarar una y otra vez que sus intenciones son «amistosas», problemas con los accionistas y directivos de Abertis, cero patatero. Mientras, los comprados no dicen ni esta boca es mía, si bien no lo desmienten. Bueno, sí, admitieron, a través de un hecho relevante, que habían recibido dicho interés. Lo que no decía el documento enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), lógicamente no procedía, es que el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, estuvo días antes -coincidiendo con el periodo de Semana Santa- por Italia. Un viaje ¿de placer? Mucha casualidad sería. El caso es que negociaciones para lanzar la operación «haberlas haylas» y las ha habido. Y muchos hablan ya de que esta operación será prácticamente un calco -similar, sí- de lo que ocurrió no hace ni tres años con otra de las participaciones «joya» de La Caixa. ¿Recuerdan lo que ocurrió con Agbar, incluida en Criteria, el holding de participadas del grupo La Caixa? Por entonces, en 2014, La Caixa vendió el 24,14% de Agbar a Suez, que le reportó cerca de 300 millones de caja, si bien se quedó con el 7% de la multinacional francesa. Los españoles dejan de ser socio industrial de su empresa, sacan de balance el «bicho» y con el porcentaje que se quedan una vez vendido -y ostentado por la Fundación-, se embolsan sus dividendos como socio financiero. Tras la operación, el grupo financiero español se convirtió en el segundo accionista, solo por detrás de GDF Suez, la sociedad matriz de Suez Environnement, con un 35,7%. Eso le dio derecho a un puesto en el consejo que ocupó Fainé. Pues bien, muchos por ahí dicen ya que éste será el mismo formato digamos que aplicarán ahora con Abertis. Ahora bien, algo cambiará porque esta vez la Fundación La Caixa desea más «mando en plaza» en el que será el nuevo gigante mundial de las autopistas. Si hoy tiene un 22% de Abertis, el porcentaje sobre el «monstruo» internacional sería del orden del 20%. Algunos cálculos hablan ya de que Atlantia en una de sus ofertas puso sobre la mesa algo más de 15 euros por acción, parte en efectivo, parte en acciones. Una vez hecha la operación, la familia Bennetton -dueño de la italiana- sería el socio del referencia de la nueva empresa. Lo mejor, es la complementariedad de ambas empresas en cuanto al negocio resultante. Cada una aportando lo mejor que ha hecho. Si bien están muy internacionalizadas, la italiana está volcada en controlar el sector en su país, mientras Abertis ha hecho mucho mejor los deberes fuera de las fronteras españolas. Ambas sumarían con su «boda» más de 10.000 millones de ingresos anuales y alrededor de 14.000 kilómetros de autopistas de peaje repartidas por Europa, Asia e Iberoamérica. Su valor conjunto en Bolsa superaría los 35.000 millones de euros De momento, Alitalia ha movido ficha. «Dinerito» para poner sobre la mesa ya tiene. Aunque necesitaría más, y en esas está hablando ya con algunas entidades financieras. La concesionaria italiana aprobó el pasado jueves en consejo la venta de un 10% de Autostrade, con la que consigue casi 1.500 millones de euros que irán directamente a financiar parte de la opa amistosa que planea sobre Abertis. Curioso sí es, a pesar del buen entendimiento, que hace una década, a comienzos de 2006, cuando se denominada Autostrade, Abertis intentó una integración con la italiana que finalmente no prosperó por cuestiones políticas. Los italianos no querían perder el control de sus autopistas en favor de los españoles. ¿Y nosotros sí queremos? El Gobierno «ni se opone ni se deja de oponer», dijo el ministro Íñigo de la Serna esta misma semana en el Foro ABC. Lo mismo se quita un problema.
  8. Noodles de trigo y huevo o de arroz, ramens y teppanyakis son algunos de los platos recién preparados que se pueden degustar desde hace unos días en el restaurante Wagamama de Madrid, una fórmula recién llegada de Londres, donde cuenta desde hace años con una larga lista de fans. Una de las claves del éxito de este tipo de comida es que se prepara en el momento en una cocina abierta a la vista de los comensales, que se sientan en barras y bancos corridos al más puro estilo japonés. Álvaro Salafranca, director general de Wagamama para España y Portugal asegura que «estamos muy ilusionados con traer a España una marca líder de cocina pan-asiática, con un estilo increíble y con más de 25 años de historia cuyo atractivo sigue tan actual como el primer día». La cadena Wagamama, que tiene 170 locales en 20 países, llegó a un acuerdo con el Grupo Vips en julio del año pasado y viene a completar su actual cartera de marcas, entre las que destacan también las populares Ginos o Fridays, entre otras. Así, el Grupo Vips, que tiene ahora la licencia exclusiva para operar la marca Wagamama en España y Portugal, tiene previsto abrir cuatro restaurantes este año en nuestro país, aunque el plan de expansión pasa por abrir más de 20 locales en los próximos cinco años en ambos países. El ticket medio es de 15 euros.
  9. Brasil es cada vez más importante para las empresas españolas, como se ha demostrado esta misma semana en algunos de los resultados económicos que se han conocido. En el caso del Banco Santander, por ejemplo, José Antonio Álvarez, su consejero delegado, aseguró rotundo el miércoles que «Brasil tendrá mucho más peso en el grupo, después de que en el primer trimestre de este año se haya situado como primer mercado, con un beneficio atribuido de 634 millones de euros, un 77% superior, debido en parte al fortalecimiento del real brasileño, pero también gracias a una buena evolución del negocio». Telefónica es otro buen ejemplo de lo estratégico que es Brasil. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, explicó en Sao Paulo esta misma semana que «de los 350 millones de clientes que tenemos en todo el mundo, 100 millones están en Brasil, donde operamos con la marca Vivo y nos supone el 25% de la facturación total». El grupo de telecomunicaciones español ha invertido 60.000 millones de euros en los últimos veinte años en el país, a los que se sumarán 24.000 millones más en los próximos años. Santander y Telefónica son solo dos ejemplos entre otros muchos del enorme peso que tiene el gigante suramericano en los resultados de muchas cotizadas españolas. Y, fruto de ello, esta semana ha habido una visita oficial al país del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de una nutrida delegación de empresarios de primer nivel y de la CEOE. España es el segundo mayor inversor en Brasil, con capital acumulado de 64.000 millones de dólares a finales de 2016La visita contó además con el acto simbólico del anuncio de la construcción de un cable submarino de telecomunicaciones de 10.000 kilómetros que unirá a los dos países a partir de 2019. La presentación del nuevo cable, que reducirá el tiempo de transmisión de datos entre los dos continentes en un 40%, se realizó durante el I Fórum España-Brasil, que contó con la presencia de Rajoy y, además, con la de los presidentes de Repsol, Telefónica, Iberia y Mapfre, entre otras compañías hasta un total de 70. España es el segundo mayor inversor en Brasil, sólo superado por Estados Unidos, con capitales acumulados que alcanzaron los 64.000 millones de dólares en 2016. Brasil es el tercer mayor destino de las inversiones directas españolas en el mundo. Además, a nadie se le escapa la posibilidad de que se firme un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que lleva años de gestación, y que podría aumentar aún más los flujos de inversión entre ambos países. En el terreno macroeconómico, las dudas se habían multiplicado en los últimos años. La crisis económica trajo consigo una fuerte caída del precio de las materias primas. Además, se sucedieron los casos de corrupción, que salpicaron incluso a dos presidentes del país (Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff), obligándoles a dimitir. Sin embargo, las cosas parecen que mejoran en este gigante que suma 206 millones de habitantes y se configura como la quinta economía del mundo en extensión y población. Un cable submarino de telecomunicaciones de 10.000 kilómetros unirá España y Brasil en 2019Hace unos días la agencia de calificación financiera Euler Hermes mejoraba la calificación para el país, que pasa de C3 a B3. La inflación para 2017 se prevé que baje al 5,1%, frente al 10,7% registrada el año 2015 y que permitió al Banco Central Brasileño reducir, por primera vez en cuatro años, su tasa de interés clave en 200 puntos básicos, hasta el 12,25%. La reducción de la inflación hará, según la mencionada agencia, que el consumo de las familias aumente un 0,9% este año, frente a la caída del 5% de 2016, y que la inversión crezca un 1,9%, frente al retroceso del 11% del año pasado. La combinación de todos los factores anteriores hará que el Producto Interior Bruto (PIB) aumente este año un 0,6%, frente a una contracción del 3,5% el año pasado fruto entre otras cosas de los ajustes. Uno de los escollos principales que tiene la economía de Brasil en este momento son las pensiones, aspecto en el que no está ni mucho menos solo ya que en el Viejo Continente también hay países con desequilibrios en la materia. En el caso de Brasil las jubilaciones se producen en su mayoría a los 55 años y con pensiones equivalentes al último salario del trabajador, un sistema que absorbe nada menos que la mitad del presupuesto del país, lo que es insostenible para una economía que ha sido azotada por un grave crisis. Y que aún colea: la riqueza del país se redujo un 3,6% en 2016, que se suma al 3,8% de caída de 2015. Para este año la previsión es tímida, apenas 5 ó 6 décimas de crecimiento pero, más allá del dato, es un cambio de tendencia. Tope de gasto público El ministro de Economía de Brasil, Henrique Meirelles, aseguraba hace unos días que la recuperación de la economía ha empezado a producirse desde que el Congreso del país aprobó una ley que prohíbe que el gasto público aumente por encima de la inflación en los próximos diez años, una medida que impedirá que la deuda pública siga engordando. El FMI, por su parte, ha certificado también el cambio de tendencia, aunque no llega al 0,5%para este año, sino que lo deja en el 0,2%. Hay oportunidades de inversión en carreteras, puertos, aeropuertos y ferrocarrilesPrevisiones al margen, la realidad es que la moción de censura contra Dilma Roussef, que triunfó en agosto del año pasado, elevó ya entonces la confianza del consumidor en la marcha de la economía, lo que a su vez ayudó a la revalorización de la divisa del país, el real, que cerró el año pasado con un aumento de valor de un 20% en relación al dólar, tendencia que se espera se mantenga a lo largo de este año también, según los expertos. El FMI cree que Brasil, como el resto de las economías del continente suramericano, tendrá un buen comportamiento en 2017 fruto de que están basadas en las materias primas, sector que se espera también que tenga fuerte crecimiento a lo largo de los próximos meses. Además, la perspectiva de que Estados Unidos se lance a construir nuevas infraestructuras beneficiará a la economía de los países suramericanos en general, en calidad de proveedores de materias primas y materiales, lo que de paso revalorizará sus divisas, incluido por supuesto el real brasileño.Con PYMES españolas en #Brasil. El espíritu emprendedor y talento de nuestras empresas hace de ellas un activo clave en el mundo para España pic.twitter.com/voXujWwP4e— Mariano Rajoy Brey (@marianorajoy) 25 de abril de 2017La cuestión es que este despertar de un gigante del tamaño de Brasil ha hecho que las principales potencias inversoras ya hayan puesto su mirada de nuevo en el país de la samba y la piña colada. De este modo, ya en 2016 el país recibió inversión extranjera por importe de 78.900 millones de dólares, equivalente al 4,4% del PIBdel país. Sólo en enero de este año llegaron 11.500 millones, sobre todo debido a las adquisiciones realizadas en el sector energético y al aumento de la actividad de las manufacturas en general, siempre con la mirada puesta en la recuperación de la economía que se espera para este año. Para el conjunto de 2017 se espera que entre inversión extranjera en el país por importe de 85.000 millones de dólares. Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs para Latinoamérica, considera que «los datos ya del mes de enero tanto de ventas minoristas como del sector servicios, sumados al buen comportamiento que se espera de la agricultura, suponen un punto de inflexión que nos ha devuelto la confianza tras 11 trimestres seguidos de recesión económica». España, nuevas inversiones Y en este contexto de recuperación económica incipiente, pero con enorme potencial, lo más granado de las empresas españolas cruzó el Atlántico esta semana para estudiar posibles inversiones en el país, sobre todo en el sector aeronaútico, energías renovables, gestión de residuos, infraestructuras y medio ambiente. Actualmente España y Brasil son dos socios estratégicos, cuyas economías se encuentran fuertemente interconectadas, ya que Brasil es el segundo socio comercial de España en Iberoamérica, el 23 a nivel mundial, y España el decimocuarto de Brasil en el mundo. La llegada de la inversión española a Brasil se produjo sobre todo a partir de 1996, muy ligada al proceso de privatizaciones, que atrajo el interés de grandes empresas españolas en los sectores de telecomunicaciones o los servicios financieros, desde donde saltaron al resto de sectores económicos. «Habría que facilitar la transferencia de conocimiento» Joaquín Gay de Montellá, vicepresidente de CEOE, asegura que «el viaje ha sido muy positivo porque ha servido para mostrar el profundo compromiso que tenemos con un país, donde nuestras empresas están realizando un gran esfuerzo inversor, especialmente en sectores que son claves para impulsar la competitividad del tejido productivo local. Recordemos que Brasil es, con una inversión acumulada superior a los 48.000 millones de euros, el tercer destino más importante de las inversiones españolas en el exterior, solo por detrás de los Estados Unidos y el Reino Unido. Brasil es con diferencia el primer destino de las inversiones españolas en Iberoamérica». En cuanto a sectores, el número dos de CEOE confirma que «los más destacados son infraestructuras de transporte y sociales, energía, medio ambiente, telecomunicaciones, bienes de equipo y moda, entre otros. En esta última, el presidente de Brasil ha destacado las oportunidades que ofrece el país en los sectores relacionados con las carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarril y concesiones». En cuanto a la situación de la economía brasileña, la impresión de Gay de Montellá es que «Brasil está saliendo de una recesión económica tras un largo periodo de bonanza económica. La caída en la demanda de materias primas, provocada por un crecimiento más moderado de la economía china, ha provocado desajustes tanto en la balanza exterior como en la fiscal. Esto ha llevado al Gobierno brasileño a adoptar medidas macroeconómicas, que ya están empezando a dar sus resultados positivos. Pero además de estas medidas, la crisis de la que está saliendo Brasil ha vuelto a poner el foco de atención en la necesidad de diversificar la economía para evitar la excesiva dependencia de las materias primas y de los alimentos básicos». El representante de CEOE asegura rotundo en relación con la corrupción que «el país cuenta con instituciones fuertes, capaces de regenerarse, por lo que tenemos plena confianza en el presente y futuro de este gran país». Brasil coge aire y empieza a remontar el vuelo. Y las empresas españolas están preparadas para aprovechar la oportunidad. Uruguay: infraestructuras y alimentación La delegación española aprovechó su desplazamiento a Brasil para recalar también en el vecino Uruguay que, pese a tener un tamaño muy inferior, tiene mucho potencial también para las inversiones españolas. Narciso Casado, director de Relaciones Internacionales de CEOE y miembro de la delegación que viajó al país suramericano, asegura que «esta ha sido la primera visita realizada desde hace muchos años a ese país, en el que las empresas españolas son el primer inversor en infraestructuras y juegan papel destacado en el sector servicios. A pesar de la menor dimensión de Uruguay con respecto a sus grandes vecinos, Argentina y Brasil, el país ofrece muchas oportunidades en los sectores relacionados con las infraestructuras y la agroalimentación. El nuevo Plan de Inversiones en infraestructuras, que prevé para los próximos años una inversión superior a los 12.000 millones de dólares, representa una gran oportunidad. Además hay margen en procesamiento y elaboración de alimentos. Otro aspecto importante es fomentar la transferencia de conocimientos técnicos para lo que habría que flexibilizar la entrada de mandos y técnicos españoles». .@CEOE_ES participó en el 'Encuentro Empresarial España-Uruguay' en #Monteviedo, clausurado por @marianorajoy → https://t.co/aa1SrFX0su 🇪🇸🇺🇾 pic.twitter.com/QPvdP15GJB— CEOE (@CEOE_ES) 26 de abril de 2017



Powered by Joomla!®. Designed by: joomla 1.6 templates web hosting Valid XHTML and CSS.

Administrador página: Mar Pozo